Autor: Guillermo Martín

Había un escarabajo que iba a muchas casas. Como las personas sabían que iba a llegar, prepararon una caldera con aceite hirviendo y así no podía entrar. Volvíó a intentarlo, entró por la noche por la chimenea pero la habían dejado encendida y se charruscó. Al día siiguiente lo volvió a intentar pero esta vez se tomó una pócima mágica que lo convertía en hombre aunque seguía teniendo ocho patas, escondió cuatro patas bajo la ropa, llamó a la puerta, muy nervioso pero ahí estaba y esta vez si le abrieron la puerta porque creían que era una persona, entonces sacó las otras cuatro patas y se dieron cuenta de que era el escarabajo. Las personas lo mataron y se volvió a convertir en escarabajo. Y colorado colorín este cuento ha llegado a su fin.